Posts etiquetados ‘#BDS #Palestina #Gaza #Israel #BoycottIsrael #conflicto arabe-israeli #ocupacion’

El pueblo palestino lleva décadas sufriendo la limpieza étnica por parte de las fuerzas sionistas de Israel y en base a eso, la ONU ha declarado este año el Año Internacional de solidaridad con el pueblo palestino. 365 días para concienciar y recordar al mundo lo que está pasando en aquella.. cada vez más pequeña.. parte de territorios ocupados. Es una medida simbólica, ya que ONU podría hacer mucho más para ayudar a un pueblo masacrado, pero, bienvenidas las migajas, ya intentaremos los demás hacer un poquito más de fuerza.

Sin embargo, el silencio en los medios informativos, es casi sepulcral. Al menos en mi país, no se cuanta gente sabe que es el año internacional de solidaridad con Palestina… aparte de los lógicos activistas por los derechos humanos y del pueblo palestino. Sí sabemos que el mundial de fútbol es en Brasil y cómo es la vida en las calles de este país.

Afortunadamente, Internet es un altavoz que los medios sionistas no pueden callar. He visto últimamente, cómo ciertos grupos sionistas se están movilizando para “trollear” en medios sociales cada vez que aparece una noticia sobre el Apartheid o el Boicot a Israel, pero tienen un duro trabajo, somos muchos los que conocemos la realidad que se vive allí.

Ese movimiento solidario con el pueblo Palestino, que se da en Internet de forma altruista, debería ser liderado por los medios de comunicación, prensa escrita y especialmente TV, y que dejasen de asociar a los extremistas islámicos con el resto del pueblo árabe. Ni todos los musulmanes son iguales, ni la causa palestina es una causa exclusivamente islámica. La ignorancia de la gente hace pensar que árabe = bomba y esta idea está apoyada desde la TV, con series, noticias sesgadas, películas imperialistas (y quiero dejar claro que ni soy islámica, ni cristiana, soy libre, no profeso religión alguna)

Si la TV hablase un poquito de la historia de Palestina, si hablasen de la ilegalidad de la ocupación, tal como la propia ONU reconoce, si usasen ese canal masivo de comunicación para algo positivo, para Solidaridad, todos dejaríamos de prejuzgar y de ser un poco menos racistas, para convertirnos en un poco más humanos.

No he visto en la programación televisiva de mi país, hablar ni emitir una película nominada a los Oscar, como es “Omar” y que habla de la vida en Palestina. El documental “cinco cámaras” lo he visto en “la 2” un canal con bajísima audiencia.
No veo que se hagan eco de las noticias de Amnistia Internacional que denuncia la violación sistemática de derechos humanos que hace el estado de Israel sobre la población palestina.
No veo que hablen de los casi doscientos niños presos en cárceles israelíes.
Ni escucho hablar de cómo no se permite la entrada a las cárceles israelíes de observadores internacionales para comprobar los presos en detención administrativa (sin juicio, sin pruebas…) No se habla de la huelga de hambre que han iniciado.
No se oye más que de violencia en esta parte del mundo, pero nunca enseñan las manifestaciones pacíficas que hacen casi semanales en pueblos palestinos, y que son reprimidas con munición real en muchos casos.
Si alguna vez enseñan el muro “de la verguenza”, siempre viene acompañado de la frase “por motivos de seguridad” y el argumento de “desde que está el muro han disminuido los ataques terroristas”, sin dar cifras de la cantidad de familias desfragmentadas a un lado y otro del muro, y la falta de movilidad de personas para hacer su vida normal.
No hablan de la violencia extrema de los colonos fanáticos (si, hay islamistas fanáticos y judíos fanáticos), los colonos atacan a grupos de niños cuando van al colegio, caminan armados por las calles y enfrentándose chulescamente a quien se le pone en las narices, con el apoyo del ejército sionista.
En semana santa nos han enseñado varias veces imágenes de las calles de Jerusalén, pero nunca salía cómo los colonos y el ejército atacaron el principal centro de adoración islámico en Jerusalen, o les impedía la entrada a adorar y tenían que hacer sus oraciones en las calles.
No he oido comentar en la televisión cómo han hundido una barquito “el Arca de Gaza” que estaba siendo usado para introducir víveres a la franja, una zona que el bloqueo israelí está llevando a extremos, sin agua, sin luz, sin alimentos ni medicamentos y con el constante bombardeo israelí.
No hablan de esos cooperantes españoles (como tantos otros de otras partes del mundo) que han ido a hacer de “escudos humanos” a Gaza, a proteger a los palestinos que trabajaban sus tierras como agricultores y que estaban siendo disparados.
No se habla en la TV de los compañeros periodistas y fotógrafos que hay en los territorios ocupados y que están siendo atacados, disparados, heridos… por hacer su trabajo y documentar la realidad.
La TV no habla nada de la campaña mundial de Boicot, Desinversión y sanciones que tanto está preocupando en los círculos sionistas, y por los que nos tachan a los demás de anti semitas
Hay una frase muy apropiada de Martin Luther King que hace referencia a lo peligroso del cómplice silencio de la gente buena, que nos debería hacer responder.
Luther King

La necesidad aguza el ingenio

La necesidad aguza el ingenio

Un residente de Gaza ha construido una planta de alta tecnología para el reciclaje de plásticos. Todo el mundo sabe que el plástico proviene del petróleo, con lo que él convierte el plástico nuevamente a combustible.

Ibrahim Soboh tiene 55 años y vive en el campo de refugiados de Nusairat, en el centro de la franja de Gaza. Construir y perfeccionar la planta de reciclaje le ha llevado siete meses. Los residentes, empujados por el asedio de Israel que dejan a Gaza sin bienes esenciales, desarrollan su ingenio para encontrar alternativas con las que poder vivir.

Soboh no ha querido revelar el secreto de su invención, aunque seguro que en los países occidentales nos vendría estupendo la idea de convertir el plástico en combustible.

Según Soboh, cada 1.5 Kg de plástico se convierte en 1 litro de combustible. En Gaza este combustible cubrirá las necesidades básicas de funcionamiento en los generadores de electricidad, automóviles y otra maquinaria. Israel sólo les “concede” 8 horas de electricidad al día y tienen que usar generadores para hacer una vida algo más normal, así como el bloqueo que se mantiene con las fronteras cerradas que impide el traspaso de medicamentos, alimentos y por supuesto, combustible.

La ventaja del invento de Soboh no sólo es conseguir el preciado elemento que les ayuda a “normalizar” su vida, sino que acaba con las toneladas de plásticos acumulados en la franja, ahora sólo necesita que la gente le ayude a reciclar esas toneladas y pueda

Fuente: https://www.middleeastmonitor.com/news/middle-east/10809-gaza-resident-builds-plant-that-returns-plastic-to-fuel

Por Theresa Jones, responsable de Salud Mental de Médicos Sin Fronteras en Cisjordania

Amin siempre ha sido un niño muy maduro, parece más mayor de lo que es. A menudo calificado de testarudo por su familia, le gusta salirse con la suya pase lo que pase. Tiene seis años y es el más pequeño de siete hermanos, los otros tienen por lo menos 18 años y están acabando la escuela o la universidad.

Sin embargo, éste no es el único motivo por el que Amin es tan maduro para su edad. Amin vive en un gran campo de refugiados en Cisjordania, frente a la torre de vigilancia del Ejército Israelí. El campo alberga a cerca de 10.000 refugiados registrados, y se considera el principal foco de las protestas de Cisjordania. Amin come, duerme y juega sólo a 50 metros del escenario de violentos enfrentamientos diarios entre jóvenes palestinos y soldados israelíes. Estos enfrentamientos siguen un patrón parecido a un juego, empezando generalmente con el lanzamiento de una piedra contra los soldados uniformados que forman filas frente al campo de refugiados, adornados con su sofisticado armamento. Parece que cuando vives en medio del caos, debes aprender a cuidar de ti mismo muy pronto.

Cuando los gases lacrimógenos penetran en su casa en el piso de arriba a través de las ventanas, como ocurre durante los violentos enfrentamientos, Amin es quien las cierra todas. Es él quien informa a su familia sobre lo que ocurre abajo en la calle, espectador habitual del terror y la agitación que se suceden ante sus ojos. Amin ve a diario armas tan grandes como él ante sus propias narices y es testigo de los cacheos e interrogatorios a los que los soldados israelíes someten a sus hermanos cuando salen a la calle.

Amin es quien informa a su familia sobre lo que ocurre abajo en la calle, espectador habitual del terror y la agitación que se suceden ante sus ojos. Fotografía: Juan Carlos Tomasi

Con esta realidad, no es extraño que Amin sienta la necesidad de asumir el control y cuidarse a sí mismo. Esta necesidad puede trasladarse muy fácilmente al día a día. Por ejemplo, cuando insistentemente quiere comerse una tableta de chocolate antes de comer o exige ver los dibujos que quiere en la tele.

MSF conoció a Amin unas semanas después de una violenta incursión a su casa en plena noche. Los soldados israelíes querían utilizar el apartamento de la familia de Amin para vigilar los enfrentamientos que se sucedían abajo en la calle. Parece que éste es un lugar conveniente para una segunda torre de vigilancia. La madre y la hermana de Amin describieron a la psicóloga que los soldados entraron por la fuerza en la casa, encerraron bajo llave a la familia en una habitación, y entonces ocuparon su sala de estar durante horas. Después de esa noche, Amin empezó a tener pesadillas frecuentes de soldados con caras negras (los soldados israelíes cubren sus caras con máscaras negras durante las incursiones),  a orinarse en la cama y se sobresaltaba con el más leve roce. El eczema que le cubre el cuerpo desde los dos meses de edad empeoró y su testarudez fue descrita como un comportamiento “descontrolado”.

Cuando la psicóloga de MSF conoció a Amin consiguió interactuar con él mediante juegos y él le pidió que cuando volviese a visitarle le trajese un “balón de fútbol negro”. La psicóloga piensa que el balón negro está asociado al incidente traumático que sufrió al ver a soldados con máscaras negras irrumpiendo en su casa. Los síntomas que tenía eran pensamientos e imágenes intrusivas de ese incidente. Quizás intentaba controlar esos recuerdos pegando patadas y lanzando la pelota.

Desde entonces ha utilizado dibujos para expresar sus miedos sobre lo ocurrido en el pasado, lo que está ocurriendo en el presente y lo que podría ocurrir en el futuro. Sin duda, parece tener ganas de hacer juegos que impliquen imaginación y magia, y con el tiempo esto parece haberle ayudado a sentirse algo más seguro. Amin también está recibiendo tratamiento del médico de MSF para aliviar el dolor que le provoca la infección cutánea que padece.

Está claro que ser niño no es nada fácil en este campo de refugiados de Cisjordania. De todas formas, esperamos que Amin pueda disfrutar algo de la sencillez de la niñez en medio de toda esta complejidad y caos.

vía Crecer rápido en un campo de refugiados de Cisjordania | El Blog Solidario.